domingo, 23 de noviembre de 2008

Endorfinas, el opio del runner

Esta semana, en una jornada sobre RRHH, hablaron de la importancia de las endorfinas en nuestra vida. Esas pequeñas proteínas que actúan como neurotransmisores de placer y que son gratis, ya que nuestro cerebro las genera de forma natural en respuesta a diferentes estímulos.
El motivo por el cual se hablaba de este tema, es porque las endorfinas son absolutamente necesarias en el mundo en que vivimos. El ritmo de esta sociedad cada vez nos exige más, y una parece que no llega a todo. Sin duda, la actividad laboral ocupa gran parte de nuestro tiempo, y no es de extrañar que en foros de este estilo cada vez se insista más en el bienestar interno de la persona (no nos engañemos, con la finalidad que ésta sea más productiva). Pero sea cual sea el motivo, la realidad es que conseguir pequeñas dosis de felicidad, conduce a estar positiva, con buen ánimo y eso sin duda no sólo beneficia una misma sino también a la gente que nos rodea y les toca aguantarnos, jeje.
Existen muchas maneras de generar endorfinas: reír, practicar sexo, recordar situaciones agradables, y como no, el deporte, y más concretamente el running, ya que combina resistencia con intensidad (sobretodo en carreras largas).
Si, ya sé que me diréis que os quedáis claramente con la segunda opción, pero no hay que cerrarse las puertas a nada y si queremos generar un buen torrente de endorfinas en nuestro cerebro no hay nada mejor que apuntarse por ejemplo, a correr una maratón ;-)
Yo, que he podido asistir como "novia del corredor animadora" a una de estas pruebas, os puedo decir que la gente que consigue terminarla tiene un subidón de endorfinas que pa qué, están extasiados, y después de sufrir durante 42 km y 195m (no nos olvidemos del pico, jeje) ya están pensando, mientras recuperan el aliento, en cuál será su próxima maratón..ejemplo claro de gente endorfinada no??
Sea como sea, todo esto venía porque yo, con limitados km en mis bambas, he podido notar el efecto de estas proteínas (que causan sensaciones similares a las del opio, pero sin sus efectos secundarios...). Aunque claro, imagino que todavía me queda un mundo de sensaciones por descubrir, ya que una no pasa de los 10km :-P
Me gustaría acabar haciendo un llamamiento para generar endorfinas, os imagináis como sería nuestro mundo? nuestra sociedad? todo el mundo happy, sonriendo, crisis ¿qué crisis?... como podéis ver, hoy he ido a correr ;-P
Feliz semana (esta vez ya tenemos más pistas sobre cómo conseguirlo....)

6 comentarios:

MariChucky dijo...

vale, ahora comprendo qué me pasaba cuando terminaba de jugar un partido de balonmano hace ya como 15 años (ejem). Tenía un subidón tremendo a pesar del cansancio, y era una pasada vivirlo. Lo mejor: la ducha de después del esfuerzo.
Gracias por ponerle nombre al momento dulce, endorfinas... mmm tendré que buscarlas nuevamente. ¿Sabes que estoy pensando en Comenzar a Plantearme a hacer un poquito de running? :D Es un gran paso tras aaaaños de apatía deportiva, ¿no? :D

Correoradelamuerte dijo...

Y como opiáceo son analgésicas.
¡No voy a poder parar de correr, qué dolores!

Grimo runner dijo...

Las endorfinas son como los duendes esos de la ONCE, la verdad es que enganchan y llega un momento que los días que no las tienes son diferentes. Bienvenida a endorfinalandia. Un beso.

Tina Ysern dijo...

Pues qué montón de adictos nos hemos venido a juntar en tu blog...

Y dicen que correr es el deporte más duro... ¡¡LO DURO DE VERDAD ES DEJAR DE CORRER!!

El año pasado perdí el maratón por parada obligatoria (fractura de tibia por estrés : microscópicas grietas en el hueso, dolorosas del roce continuado de los tejidos sobre el hueso al correr). Dos meses parado y un mono de impresión.

Enhorabuena por tu blog y ánimo a todos, que hay miles de Km esperándonos ahí afuera !!

La novia del corredor dijo...

Holaaaa

MariChucky: te animo 100% a que vuelvas a probar esa sensación, si quieres un día quedamos y hacemos una carrerita suave. Eso si, cuando ya tengas tu pie del todo recuperado ;-)

Correoradelamuerte: jajaja, cierto. A ver si al final vamos a acabar todos como Forrest Gump, sin poder parar de correr.

Grimo runner: estoy de acuerdo contigo, cuando estas endorfinado todo se ve de otro color, me ha gustado lo de Endorfilandia!!

Tina: que alegría tu visita, vivan las adicciones naturales como esta!
Me ha dolido sólo leer tu lesión, ufff no me quiero ni imaginar lo mal que lo deberías pasar!
Seguro que luego volviste con más fuerza que nunca a la carga, y es que al final uno lucha contra uno mismo.

Bsos!

dee dijo...

La carencia de endorfinas engorda! Doy fe desde mi espectacular aumento de peso.